"¿No es hermosa la vida?"

17842701884274324.jpg

Me llamo Lucile, actualmente vivo en Valencia (España) y soy madre de Clémence.​

Me apasionan tantos temas diversos y variados que llevaría mucho tiempo resumir pero para un pequeño vistazo...

#comunicación #optimismo #resiliencia #parentalidad #medicinaholistica #naturaleza #pedagogiasalternativas #viajes #ciudadanadelmundo #nutrición #consoactores #emprendedora #openminded #amor #sociable #guerreradelapaz #libre

En resumen... diría que estoy enamorada de todo lo que la vida nos ofrece.
Dinámica, curiosa de todo lo que nos rodea, me gusta aprender y compartir.

Este website era primero un blog, una manera de intercambiar alrededor de mis experiencias, descubrimientos y pensamientos de la vida, luego se convirtió en un soporte de mi actividad profesional :)


Para los más curiosos de mi vida,
Mis primeros recuerdos están en Perú, mis padres se mudaron a Lima cuando tenía 2 años. Estos años clave me han permitido adquirir una cultura y una apertura de espíritu que hoy forman parte de mí.

Mi infancia ha estado marcada por numerosas idas y vueltas entre Francia y Perú, una infancia rica en amistades, descubrimientos, riesgos e inseguridades. Es también el recuerdo del divorcio de mis padres, y sobre todo de los años post-divorcio que me hicieron crecer mucho, unirme con mi hermano y mi hermana con el deseo creciente de anclarme en alguna parte.

Realicé 2 años de escuela de arquitectura y luego un año de voluntariado (viaje y voluntariado con niños camboyanos y luego Sudáfricanos) con un hermoso proyecto llamado "En la mirada de un niño" con mi amiga Manon. Un proyecto imaginado, diseñado y realizado de todas piezas.

A nuestro regreso, me inscribí en un bachelor de gestión de eventos, al mismo tiempo me diagnosticaron una enfermedad autoinmune, una Spondilatritis Ankylosante.
Fuerza de carácter busqué por todos los medios salir de este diagnóstico. En 2 años estuve en remisión, en 4 años totalmente curada.

En 2018 doy a luz a Clémence! Mi sueño de ser madre se realiza al mismo tiempo que mi corazón se rompe. Es un giro de 360° en mi vida que me permite reconstruirme en todos los planos. Ser madre ha sido para mí un ancla, una estabilidad para empezar a ser quien soy. 

Desde 2019 trabajo con mi pasión y vocación: los cuidados y hoy los incluyo en las luchas que llevo que son la parentalidad consciente y la paz por la vía del corazón.

Y aquí comienza el año 2022, con una larga lista de sueños y proyectos por realizar...♡